Consejos para un wifi rápido, estable y de gran cobertura

21 / 07 / 2017

Jorge Pavez, experto en informática y académico U. Mayor, entrega una serie de recomendaciones para evitar que la red del hogar nos genere problemas a la hora de trabajar, estudiar o en los momentos de ocio.


¿Cómo era nuestra experiencia con Internet antes de la era del wifi? Probablemente menos cómoda y práctica que con este tipo de conexión inalámbrica. Por eso es que el wifi se ha vuelto un elemento fundamental para nuestras actividades diarias y, para muchos, aunque suene exagerado, significa un servicio casi tan básico como la electricidad.

Pero el wifi, como todas las tecnologías habidas y por haber, tiene ciertos secretos que los usuarios debieran conocer para sacarle el máximo provecho. Y justo cuando quedan pocos días para el regreso a clases, Jorge Pavez, experto en informática y académico U. Mayor, entrega aquí una serie de consejos para un wifi rápido, estable y de gran cobertura.

Antes que todo, Pavez sugiere elegir una buena ubicación para el router o módem. En este aspecto, lo importante es que el dispositivo se encuentre en un lugar visible y no, por ejemplo, dentro de un cajón o detrás del televisor. También se recomienda ubicarlo en un lugar central del hogar y no en un rincón.

La cobertura de la red wifi depende principalmente de dos factores: el grosor de los muros y el número de pisos. Los repetidores son una buena opción cuando usamos wifi en lugares muy amplios; el académico aconseja utilizarlos cuando la casa o el departamento supere los 100 metros cuadrados. Lo que hace un repetidor -que es una especie de enchufe- es reenviar la señal del router a aquellos lugares de la casa a los que no llega. “Se configura para que detecte la señal y da más potencia. Son baratos y cada usuario los puede instalar fácilmente”, dice el especialista.

¿Cómo saber si se necesita un repetidor? Si el indicador del nivel de la señal marca dos rayitas o menos, es recomendable usar uno de estos potenciadores.

Si observamos que la conexión es débil o funciona lento, también es recomendable cambiar de canal. Esto se puede realizar mediante un programa para el computador (InSSIDer, por ejemplo) que se puede descargar de forma gratuita. Este, por medio de curvas, muestra los canales más y menos saturados. Se instala, se conecta directamente al router y se siguen las instrucciones para cambiarse al canal con menos saturación.

Con respecto a las pruebas de velocidad, el académico de la U. Mayor dice que lo mejor es hacerla directamente desde el computador al módem, no por medio del wifi.

Cuando se tiene un router y hay muchas personas o dispositivos conectados (lo que incluye Smart TV y electrodomésticos “inteligentes”), suele pasar que la red no acepte una conexión adicional. Para solucionar ese problema se sugiere desenchufar y, luego, enchufar el módem o router.

El académico de la U. Mayor también señala que, como es de pensar, la contraseña de la red wifi es fundamental para tener una conexión segura. Asimismo, recomienda revisar de vez en cuando quiénes están utilizando nuestra red wifi. Esto se puede hacer conectándose directamente al cable o al router e ingresando nuestra IP, nombre de usuario y contraseña. Se desplegará una lista de “MACs”, es decir, cada uno de los equipos que se encuentran conectados a nuestra red. Allí se puede elegir los MACs que el usuario quiere que tengan acceso a la red del hogar.

Finalmente, el académico de la U. Mayor insta a los usuarios a cambiar el router o módem cada dos o tres años para asegurar su buen funcionamiento. Aunque puede variar según el contrato que se tenga con la compañía de telecomunicaciones, este reemplazo en general no tiene costo.